Las personas que visitan Zollverein siguen el “camino del carbón” por encima del suelo.